jueves, 25 de abril de 2013

CAPITULO 7

 ¡Hola a tod@s! Aquí os dejo el capítulo 7 de MI VIDA TRAS LA VENTANA. ¡No olvidéis comentarme qué os parece! :)


¡Imposible!
-Esto no puede estar pasando- me repito una y otra vez.
Pero, aunque no pueda creerlo, está pasando de verdad. Ya sé la razón de porqué estoy en este estúpido  internado. No sé qué hacer, así que salgo corriendo bosque adentro. Aunque más que correr, 'troto'. Se me va a hacer muy raro acostumbrarme a mi nueva vida. Sigo trotando durante un rato hasta que alguien me corta el paso.
-¡Maynarce! ¡¿Qué haces aquí?!
-He venido a buscarte. Te has ido tan de repente. Estaba preocupado por ti. Creía que ibas a escaparte, pero ya veo que no lo vas a hacer. Sabía que eras como nosotros, pero no sabía que lo descubrirías tan pronto.
-¡Y ojalá no lo hubiera descubierto nunca!- relincho. ¿Relincho? ¡Oh no!- No quiero ser como vosotros. ¡Quiero recuperar mi cuerpo!
-No creo que tardes. Las primeras semanas nunca se controlan los cambios, pero solo te transformas unos minutos al día. No te preocupes.
-¿¡Qué no me preocupe!? ¿¡Cómo no voy a preocuparme!? ¡Esto es una locura! ¡Yo no puedo ser un unicornio! ¡Es... es...!
No me da tiempo a responder porque, en ese momento, todo se vuelve negro y, al segundo, ya vuelo a tener mi cuerpo de siempre.
-¿Ves? Te dije que no tenías porque preocuparte. Ya vuelves a ser tú misma. Y ahora, si no te importa, tenemos que hablar.
-Mira, todo esto es nuevo para mí. Lo único que quiero ahora mismo es tumbarme en mi cama y dormir. No quiero hablar ahora, y mucho menos para que me expliquen algo que no quiero entender. Adiós.
Y salgo corriendo. No sé como Maynarce todavía no me odia. Es la tercera o cuarta vez que lo esquivo en dos días. Pero tengo mis motivos para hacerlo. No quiero entender esta locura. Me sobrepasa. Es demasiado para mí.
Llego a mi cuarto jadeando. No puedo más. Pero todavía me queda la prueba más difícil del día. Debo enfrentarme a Iliana.
-Hola, Ireth.
-Hola, Iliana.
-Ireth... Tenemos que hablar...
-Lo dirás por ti. Yo no tengo nada de que hablar contigo.
-Ireth... Por favor... Dejame explicarte por qué no te conté nada.
-Vale.
Durante una hora completa, la única que habla es Iliana. Me cuenta todo lo que tengo que saber sobre el internado. No puedo contárselo a nadie, ni siquiera a mi familia. A cada minuto que pasa, tengo más y más ganas de marcharme de este intenado de locos. Todavía tengo la esperanza de que todo esto sea un mal sueño y que me queda poco para despertar. Por desgracia, no voy a poder despertar nunca de este sueño...

7 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Eso es que te gusta, ¿no? Jaja me alegro.
      ¡Besitos!

      Eliminar
    2. Me encanta!!!! y eso que nunca he sido fan de la novela fantástica

      Eliminar
  2. Descubrí tu blog hace poco, y a cada capítulo que haces me gusta más!! ^^
    En serio, me encanta como escribes :)
    Yo hice un blog hace poco, podrías pasarte y darme tu opinión? :)

    http://gotasdelluviacayendosobreparis.blogspot.com.es/

    Besos! :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste. ¡Dentro de poco espero que este el siguiente capítulo! :)
      ¡Claro! Ahora mismo me paso y te comento algo. ;)
      ¡Besitos!

      Eliminar

Bueno, aunque siempre lo digo, solo unos pocos me comentan. Un blog se alimenta de comentarios, ¡y la escritora también! Vuestros comentarios me animan a seguir escribiendo historias, reseñas... En fin, ¡cualquier cosa! Así que ya sabéis, ¿por qué no me dejáis un comentario? ;)

Gracias por tu comentario, en breve se publicará.