domingo, 23 de junio de 2013

CAPITULO 11

¡Hola, hola!

Siento haber tardado tanto, pero ya sabéis, exámenes finales, trabajos... No he tenido apenas tiempo para escribir. Pero ahora que ha llegado el verano tengo más tiempo, y espero publicar más a menudo. ^^

Aquí os dejo el esperado capítulo 11 de MI VIDA TRAS LA VENTANA. Y, recordad, todavía estáis a tiempo de votar en las recomendaciones.

¡No olvidéis comentar! :)

La siguiente clase es Literatura, una de las pocas asignaturas en las que verdaderamente destaco. Llegamos al aula y nos sentamos en nuestro sitio. Esta vez, es Iliana la que se sienta a mi lado. Nos ponemos a hablar mientras esperamos a la profesora. En esos momentos, alguien entra en clase. Yo me giro hacia la puerta para ver si es la profesora. Y no es la profesora. Es Alessandor. No me puedo creer que esté conmigo en clase de Literatura. Espero que no tenga el mismo horario que yo aunque, últimamente, la suerte no está mucho de mi parte.
Alessandro me mira y se dirige hacia mi sitio. "Oh, no", pienso. Pero no se para a hablar conmigo. Simplemente, me dirige una mirada y se sienta justo delante de mi. Da la impresión de que quiere tenerme vigilada. Justo en ese momento, la profesora de literatura entra en clase, desviándome de mis pensamientos.
-Buenos días, clase. Hoy empezaremos con la lista de libros que deberéis leer para este curso. De cada libro aprenderéis algo distinto sobre la literatura mundial. El primer libro que vamos a leer será La Odisea. Es una novela que contiene mucho sobre mitología, espero que disfrutéis su lectura y os sea de utilidad.
Cuando el libro llega a mi, no puedo evitar fijarme en su portada: Es una imagen de Ulises, el protagonista de  la novela de Homero. La portada no me llama mucho la atención, pero tendré que darle un voto de confianza a la novela. Me pierdo en la contemplación de la portada durante el resto de la clase. No me doy cuenta de que la clase ha terminado hasta que alguien me da un golpe en la espalda. Seguramente sea Maynarce para decirme que me mueva. Me doy la vuelta para decirle que me espere fuera, que tardo menos de un minuto, y me encuentro con los brillantes ojos verdes de Alessandro.
-Hola-me dice-. Creo que todavía no nos han presentado. Soy Alessandro Galleggiare. Tú eres Ireth, ¿no?
-S... Si. ¿Cómo sabes mi nombre?
-He oído a Iliana llamarte antes y me he quedado con tu nombre.
-Ah. Guay.
Nos quedamos en silencio mientras termino de recoger mis cosas y de meterlas en la mochila. Alessandro no me quita los ojos de encima en todo el proceso. Cuando termino, salgo de la clase con Alessandro pisándome los talones.
-Oye, estaba pensando, ¿qué te parece si quedamos el sábado para estudiar?
-Oh... No puedo... He quedado con Maynarce el sábado para salir. Pero si quieres podemos estudiar el domingo. ¿Qué te parece?
-Genial. Luego te veo.
Y, dicho esto, se va. Vale, no es tan guapo como Maynarce, pero parece buena gente, y a mis padres les va a encantar que haga amigos nuevos. Me dirijo a mi siguiente clase con ese pensamiento en mente. No tengo ni idea de que Alessandro en realidad es una muy mala influencia...

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Jaja pues le tengo preparada una pequeña sorpresita jajaja seguro que ya no te mata tanto ^^

      Eliminar

Bueno, aunque siempre lo digo, solo unos pocos me comentan. Un blog se alimenta de comentarios, ¡y la escritora también! Vuestros comentarios me animan a seguir escribiendo historias, reseñas... En fin, ¡cualquier cosa! Así que ya sabéis, ¿por qué no me dejáis un comentario? ;)

Gracias por tu comentario, en breve se publicará.